Web Content Display

Nuestra organización

La Agencia Tributaria Valenciana (ATV) es el organismo encargado de la aplicación de los tributos, el ejercicio de la potestad sancionadora en materia tributaria y la función revisora en vía administrativa en el ámbito de las competencias de la Generalitat.

 

Se configura como un organismo autónomo, adscrito a la conselleria competente en materia de hacienda, con personalidad jurídica propia, autonomía funcional y de gestión y plena capacidad de actuación en el desarrollo de las funciones asumidas, entre las que se encuentran:

 

  • La aplicación de los tributos estatales cedidos, en los términos fijados en la legislación que regule la cesión; la aplicación de los tributos propios de la Generalitat, en los términos establecidos en la legislación que los regule, y la aplicación de los recargos autonómicos que pueda establecer la Generalitat sobre los tributos estatales.

  • La lucha contra el fraude y la evasión fiscal en el ámbito de los tributos y recargos cuya aplicación le corresponde

  • La recaudación en período ejecutivo, y las compensaciones y los aplazamientos de los ingresos de derecho público de naturaleza no tributaria de la Generalitat

  • El desarrollo de la colaboración social en la aplicación de los tributos de competencia de la Agencia.

  • El desarrollo de campañas informativas y divulgativas en materia tributaria, así como la información y asistencia a las personas contribuyentes, salvo la contestación a las consultas tributarias escritas a que se refiere el artículo 88 de la Ley General Tributaria.

  • La colaboración y coordinación con otras administraciones tributarias.

  • Las funciones en materia de planificación, coordinación, autorización y control de las tecnologías de la información y tele-administración, en el ámbito de la aplicación de los tributos.

La misión principal de la ATV es reforzar la capacidad de la Generalitat de gestionar sus propias competencias de manera autónoma, fomentar el cumplimiento de las obligaciones tributarias por parte de la ciudadanía, aumentar la eficencia en la gestión tributaria y combatir el fraude fiscal para garantizar la igualdad de oportunidades.